Usted está aquí

#RAEEConsejo Día Mundial del Medio Ambiente: ¿Cómo reducir la contaminación atmosférica?

El 5 de junio de cada año celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente, un día para destacar y recordar la importancia de su protección y cuidado. En el año 2019, el tema principal gira en torno a la contaminación del aire con el objetivo de hacer un llamamiento a todas las personas, empresas y organizaciones a nivel mundial para combatir este grave problema que nos afecta a todos. 

Cada día nos exponemos a la contaminación atmosférica y, aunque no nos demos cuenta, seguro que muchos de nuestros hábitos contribuyen a ello. Hay acciones muy sencillas que podemos adoptar en nuestro día a día, desde la forma en la que nos desplazamos, la forma en la que compramos, cómo lavamos la ropa o cómo tiramos la basura, entre muchas otras. Hoy te damos algunos datos que seguro no conocías para que compruebes cómo pueden llegar a contaminar tus hábitos diarios y de qué forma puedes cambiarlo y hacer del planeta un lugar más sostenible.

¿Sabías que…

  • ¿Sabías que un frigorífico poco eficiente puede generar 14 kg de CO2? Sin embargo, si optas por un frigorífico eficiente, con categoría A+++, evitarías emitir a la atmósfera 8kg de CO2, o lo que es lo mismo, 1 vehículo menos al día circulando. 
  • ¿Sabías que un tóner no reciclado emitiría a la atmósfera 13kg de CO2? Recordemos que este tipo de residuos son considerados RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) desde el pasado 15 de agosto, por lo que debemos gestionarlos y reciclarlos adecuadamente. Con una correcta gestión de estos residuos, evitaríamos emitir a la atmósfera el equivalente a 3 vehículos menos circulando durante un día
  • ¿Sabías que un aparato de aire acondicionado no gestionado y reciclado adecuadamente podría generar la misma cantidad de CO2 a la atmósfera que más de 200 coches circulando al día? Debemos saber que estos aparatos generan gases de efecto invernadero que contribuyen a la destrucción de la capa de ozono. 

Esto son solo algunos ejemplos de las consecuencias de usar aparatos poco eficientes o llevar a cabo una mala gestión una vez quedan inservibles, en lugar de reciclarlos adecuadamente. Y es que a través del reciclaje contribuimos a reducir la contaminación atmosférica, ya que muchos de los componentes que los AEE (aparatos eléctricos y electrónicos) contienen en su interior sustancias peligrosas y nocivas para la salud y el medio ambiente, pudiendo contaminar el suelo, el agua, la atmósfera o agotar la capa de ozono. 

Además, todos los electrodomésticos están fabricados con materias primas obtenidas del medio ambiente, muchas de ellas no renovables.  Cuando reciclamos nuestros RAEE algunos materiales como el cobre o el aluminio pueden ser reutilizados en nuevos productos, de esta forma convertimos los residuos en recursos. 

¿Cómo nos afecta la contaminación atmosférica y cómo contribuyo a reducirlo?

Incremento de alergias o patologías respiratorias como el asma, pueden estar relacionadas con los efectos negativos de la contaminación atmosférica. Lo que antes eran casos contados, lo raro hoy día es no conocer a alguien con algún tipo de alergia. 

También pueden darse casos de incremento de desarrollo de enfermedades cardiacas y, aunque en menor medida, también se relaciona con afecciones de algún tipo de cáncer. 

Aunque nuestra acción sea solo una pequeña parte de lo que supone, contribuir de manera individual puede ser una forma de aportar nuestro granito de arena. El reciclaje, como hemos destacado, es una forma de disminuir la contaminación atmosférica, ya que aprovechamos los residuos para convertirlos en recursos reduciendo así la extracción de nuevas materias primas de la naturaleza.  

Los RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) deben ser depositados en los contenedores habilitados para ello. Tienes disponible varias opciones para poder hacerlo y todas son gratuitas. Desde los puntos de venta, puntos limpios o cuando haces una compra online de un nuevo aparato, están obligados a recogerte el antiguo si lo deseas. 

El uso que hacemos del transporte también puede influir en cómo afecta al medio ambiente. Una opción es hacer uso del vehículo eléctrico y decantarte por uno de este tipo si estás pensando en cambiar de coche, pero también existen alternativas más económicas y que puedes implantar desde el mismo momento en el que estás leyendo esto. Por ejemplo, puedes apostar por hábitos sostenibles como hacer uso del transporte público o compartir el coche para, por ejemplo, ir al trabajo o de viaje. Y no solo eso, esta opción te permite relacionarte y conocer a otras personas, además de sostenible es mucho más divertido. Si tu trayecto es más corto, no lo dudes, usa la bici, los patines o incluso caminando, ¡todas las opciones son sostenibles y saludables!

En casa hay mil formas de contribuir con la contaminación ambiental, recuerda que prácticamente cada gesto que hacemos en nuestro día a día tiene alguna consecuencia para el medio ambiente. Cuando nos levantamos, ¿enciendes todas las luces?, ¿dejas el grifo abierto mientras de cepillas los dientes?, ¿reciclas las cápsulas de café?, ¿cómo te desplazas hasta tu lugar de trabajo? Cuando llegas al trabajo, ¿a qué temperatura pones el aire acondicionado?, ¿reciclas el papel en el contenedor adecuado?, ¿dejas el ordenador en stand by o lo apagas? Esto son solo algunos ejemplos de las muchas decisiones sostenibles o no que podemos tomar a lo largo del día. 

Desde RAEE Andalucía te animamos a adoptar aquellas que perjudiquen lo menos posible el medio ambiente, así que: cierra el grifo mientras te cepillas los dientes, deposita las cápsulas de café en los contendores específicos para ello, opta por la bici, pon el aire acondicionado entre 24º y 26º y apaga la lucecita de la pantalla del ordenador antes de irte a casa.